Los filtros que no se limpian pueden almacenar bacterias

Mantenimiento de acondicionadores de aire es clave para la economía y la salud

Experto recomienda realizar el mantenimiento de los equipos acondicionadores de aire (AA) por lo menos cada seis meses; sobre todo antes del inicio de la temporada de mucho calor. De lo contrario, el descuido podría tener consecuencias sobre la economía y la salud de las familias.

Asunción, Paraguay (Agencia deBroca.com) – Un equipo acondicionador de aire con el filtro obturado por la suciedad no deja pasar el aire con facilidad, lo que hace que consuma mucha más energía para realizar el mismo trabajo. Otra de las consecuencias es la contaminación del aire, lo que podría desembocar en enfermedades respiratorias.

“Si el filtro no se limpia, en esa zona se pueden originar/almacenar hongos u otro tipo de bacterias, lo que provoca que el aire que al final es expulsado por el AA esté contaminado”, explica el ingeniero Robert Duarte, Gerente de Labsol.

Sobre el funcionamiento, refirió que una vez que está taponado el filtro, un equipo trabaja el doble para enfriar el mismo ambiente y que, a causa de ello, tanto el motor como sus accesorios corren el riesgo de desgastarse prematuramente o dejar de funcionar.

“El motor de un AA en funcionamiento debe parar cada cierto tiempo, pero cuando los filtros están muy sucios, los AA no llegan a enfriar al nivel que deseamos. Entonces, cuando bajamos más la temperatura, estamos forzando al motor a que trabaje ininterrumpidamente, y eso puede llevar a una avería permanente, que implica mayor gasto que un simple mantenimiento”, comentó Duarte.

Otro de los aspectos resaltados por el ingeniero tiene que ver con la disponibilidad de los técnicos calificados, quienes normalmente en temporada alta están con mucho trabajo. “Es difícil conseguir un buen técnico con tiempo disponible en diciembre, enero o febrero, porque tienen demasiada demanda, entonces también ese es el otro inconveniente a considerar para realizar el mantenimiento antes del ingreso a la temporada de calor”, aseguró.

El mantenimiento de acondicionadores de aire implica:

  – Limpieza del filtro:

En el filtro van quedando atrapadas las partículas de polvo y suciedades, por tanto, este debe quedar limpio de manera que los mismos no ingresen en el mecanismo del aire.

  – Limpieza del condensador y evaporador:

Estos son los dispositivos que intercambian el frío o el calor con el aire. Sus superficies deben estar limpias para que el trabajo sea eficiente.

  – Controlar la carga de gas refrigerante:

La carga debe ser óptima y de acuerdo a la presión que tenga se puede verificar si realmente tiene la cantidad de gas necesaria para que el trabajo del equipo sea eficiente.

Recomendaciones en cuanto a la utilización racional del AA

Otro de los aspectos a tener en cuenta es regular la temperatura en el uso de los equipos. Lo correcto es, por cuestiones económicas y de salud, que se elija un enfriamiento de confort para el cuerpo humano, que se encuentra en torno a los 24 °C, indicó el ingeniero Duarte.

Pese a ello, este menciona que muchas veces un usuario selecciona 17 o 18 grados entre las opciones, acción que por un lado resulta engañosa y por otro lado peligrosa, ya que el equipo no enfría más si desciende la temperatura, sino que el motor trabaja sin detenerse para intentar alcanzar el grado solicitado.

La temperatura por debajo de los 24 grados puede producir un resfriado u otra afección respiratoria, ya que podrían darse las mismas consecuencias de estar en un día de invierno en una pieza, y luego salir a un ambiente de 35 o 40 grados, ocasionando así el choque térmico que produce la famosa gripe de verano.

Consejos para la correcta instalación de un equipo de AA

En primer lugar, se debe tener en cuenta la capacidad de enfriamiento del acondicionador de aire en relación a las dimensiones del espacio en el que se desea instalarlo. En la mayoría de los lugares de venta se asesora a la gente para ayudarla a elegir el equipo ideal.

El ingeniero resalta que lo más importante es verificar la etiqueta de eficiencia energética que muchos de los acondicionadores de aire ya presentan hoy. Esta marcación los clasifica de acuerdo a su eficiencia, yendo desde la categoría A hasta la G, siendo la más eficiente la categoría A, utilizando menor cantidad de energía.

Normalmente los equipos de mayor eficiencia tienen un costo inicial un poco superior, diferencia que con la cantidad de energía que consumen se va diluyendo rápidamente. Por lo tanto, es engañoso comprar un equipo de acondicionador de aire más económico, ya que a la larga representa mayores gastos debido a que consume más energía.

Muchos de los equipos que se venden en Paraguay no tienen ninguna etiqueta, pueden ser de A, de B o C, pero en realidad no hay manera de diferenciarlos porque en nuestro país no existe ninguna regulación para el etiquetado de eficiencia energética.

El Instituto Nacional de Tecnología, Normalización y Metrología (INTN) cuenta con normas para este proceso, pero esto no es obligatorio aún. En muchos países, como los de la Unión Europea, los aires acondicionados solo pueden ser de categoría A y B, estando prohibida la comercialización de productos de la C.

Actualmente, Labsol está trabajando en un proyecto con el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) y en el ámbito del Mercosur para el etiquetado de los Acondicionadores de Aire.

Asunción, 19 de diciembre de 2017

Para más información:
José Valenzuela, Agencia deBroca
Email: jose@debroca.com
Teléfono: (021) 612 524/5
Celular: 0985 274 165

Share on FacebookTweet about this on Twitter